viernes

Le gustaba esperar la comida así.
¿No parpadeaba?
No paraba de mirar fijamente la puerta de su habitación.
Hasta que...
Su comida llegaba.
Y con ella, ¡Un sin fin de emociones marcianas!
Volviendo atrás, había una vez una pirámide muy bonita.
"Solo vine por mis cosas, pronto iré al exterior."
Pero un día, así como si nada eh!
Se derritió. Y su esencia se filtró. Y formó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario