viernes

El mundo no comprende lo que hacemos aquí

Noches de sudor, de pecado terrible.
De sueños derramados.
Para darme cuenta, que no hay más camino que el que yo me he enseñado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario