lunes

Instrucciones para andar en patineta.


Comience por colocar sobre la frágil superficie terrestre, aquél trozo de Maple que usted ha adquirido con anterioridad. Deberá situarlo al aire libre, de manera tal que el rostro áspero y oscuro mire directamente hacia lo más profundo del suave cielo. No se preocupe, la lisa cara de madera no sufrirá daño alguno: cuatro pequeñas estructuras rodantes de color hueso se encargarán de procurar que esto no suceda.  Ha llegado el momento en donde usted hará de este simple objeto, algo más.  Deberá despegar sutilmente del caliente asfalto, cada uno de sus pies. No se desespere, el calor cesará en cuanto más rápido usted accione.
Permita que el fresco aire entre a sus pulmones, barriendo con cada mínima impureza de temor que éste encuentre en su camino. Necesitará de algo mas… pero a diferencia de todo lo demás, no es físico. Solo tendrá que limitarse a buscarlo dentro de sí mismo. Ya con el temor fuera de su cuerpo, emprenda con confianza y ordene al maestro, el primer paso. En este momento usted se sentirá un poco extraño, sentirá que ha comenzado una acción pero que debe terminarla. Ahora deberá sufrir un cambio brusco de sensación y percepción. Pasará a situarse en una nueva realidad… o tal vez deje la antigua un paso atrás para sumergirse en algo que es más que una simple realidad. Lleve rápidamente su otro pie a la superficie granosa para percibir el cambio.  Notará que algo ha adquirido… no intente buscar explicación ni nombre a esto. No tema, es solo equilibrio.
 Ignore el entorno y concéntrese para un mejor resultado. Luego de asegurarse de que nada intervenga delante suyo, dará por iniciado el proceso de patinaje. Para ello, gracias a su nueva adquisición, deberá quitar momentáneamente uno de sus pies para hacer posible la fricción contra el fogoso asfalto. Esta acción generará que usted avance, que usted sienta la brisa, que usted finalmente patine. Absténgase a desilusionarse al notar que levemente su estado de movimiento comienza a cesar, debido a que esto es normal. Para volver a su estado anterior, basta con repetir la previa acción de fricción con su pie.

1 comentario:

  1. Esto es una gran risa, que forma educada para enseñarle a alguien como patinar, lo mío hubiera sido mucho mmas tosco.

    ResponderEliminar